Nothing never changes

La niña está cabreada, enfadada no, JODIDAMENTE CABREADA.

Quiere romperlo todo, verlo arder, quiere que desaparezca porque NO LO MERECEN!

Porque no valoran lo que tienen, porque no entiende esa estúpida idea de “me lo merezco por estar vivo” y esa puta manía de no entender que todo y todos pueden desaparecer mañana.

De quejarse de todo y no dar las putas gracias.

Por que no se ama, no se siente, sólo se quiere lo justo a ratitos, porque como piensan que vas a estar siempre ahí…

Acumulan cosas en cajas y estanterías y ni siquiera entienden que mañana “su casa” se la puede llevar un tornado.

Que el kaos existe, y ningún sitio es seguro.

Y ella ha vivido siempre con lo justo en la mochila y un billete en el bolsillo.

Hoy le duele la garganta y los labios de gritarlo, demasiados años avisando, como Cassandra, pero nadie la cree.

Porque siempre grita demasiado y hace demasiados aspavientos, y es demasiado intensa y vehemente e histérica, pero al final cuando se va todo el mundo dice que nadie lo esperaba.

Estúpidos…

Pero la Dama le ha atado las manos, la mira con severidad y le dice que se esté quieta, le entrega un papel y un lápiz y se la llevaría a una montaña a gritar si pudiera.

Hasta que se quede dormida llorando, y se ponga la mano derecha en la mejilla, entre su rostro y la almohada y se imagine que no es su mano.

Como cuando tenía miedo.

Pero ya es demasiado mayor para permitir que se ponga a pegar gritos, ya no vale decir que es una adolescente y por eso no entiende el mundo.

Ya no vale nada, y esa oscuridad, ese agujero enorme sigue en el puto hueco donde antes, años mil hará, estaba su corazón, sigue creciendo.

Y ese odio, esa ira desmesurada nunca se irá.

Y a veces se pregunta si no es esa la verdadera, si no esa la única real, si no debería tirarlo todo y salir corriendo a alguna cueva, sin nada, sin nadie.

Pero se le va a olvidar pronto y sonreirá de nuevo y creerá ver belleza y bondad en los detalles, aunque ahora mismo no vea nada.

Y tenga ganas de borrarlo todo y olvidarlo.

Que tal vez eso no se real, tal vez es sólo que siente demasiado.

Así que se callará.

Hasta que vuelva a gritarle desde dentro y tenga que hacer esfuerzos sobrehumanos para no vomitar.

 

Anuncios

Dame intensidad!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s