Actitud (BJJ)

hqdefault

Creo en la observación como primer paso cuando llegas a un sitio nuevo, así que observo, observo mucho, pero esta gente se mueve como si fuera lo más fácil del mundo y yo me siento un pato mareado, encima un pato enorme con miedo a aplastar a nadie, que es precisamente lo que me dicen y aplauden que haga.

Se trata de espacio, se trata de mente y se trata de presión, o al menos eso he entendido yo, has de incomodar e inmovilizar al otro, controlar sus movimientos, no dejar pasar y engancharte a él.

Es algo completamente de contacto, cuanto menos espacio haya entre tú y yo más te domino, cuanto más encajado esté mi cuerpo al tuyo menos te puedes mover.

Al principio choca, claro, incomoda incluso, sientes un poco de vergüenza, por no hablar de los pelos de loca, la cara roja y los múltiples golpes cuando acabas la clase.

Pero llega un punto no se explicar cual ni cuando, que como todo en la vida algo en tu cabeza hace “click” y las personas dejan de ser personas, es decir, dejan de ser tíos y tú dejas de ser tía y eso deja de ser incómodo y ya te da igual como tienes el pelo porque estás demasiado ocupada intentando pensar  como meter ese codo o esa rodilla o como levantar la cadera para que no se te escape mientras intentas respirar.

En algún momento dejas de SER TÚ para SER TÚ.

Y no es que lo hagas mejor o peor, es empiezas a entender  que coño estás haciendo y deja de parecer que sigues una de esas clases de step dance (la primera acuérdate de la primera) en la que no sabes ni donde está la derecha y la izquierda.

Así que intentas asimilar toda la información, que es muchísima, que te viene de por todos lados, intentas repetir lo que te dicen las veces que haga falta y sigues mordiendo tatami una y otra vez, sigues coleccionando moratones y golpes y sigues levantándote como puedes.

Es duro, sigue siendo duro, pero si cuando estás mareada, con nauseas y ganas de irte a llorar a un rincón aguantas un poco más, te sientes bastante bien al final.

Aún me falta muchísimo, pero que muchísimo para controlar este cuerpo, lo mismo por lo menos que me falta para aceptarlo y tenerlo como quiero, pero esto va para largo y no tengo prisa (es decir la tengo claro, que absurdo sería mentir a estas alturas, pero se que no tengo que tenerla porque será todo inútil sino se hace bien)

Y claro, lo comparan con el ajedrez, pero cuando te ves allí tienes en mente eso de “o lo mato ya o me va a meter una paliza que flipas” así que pensar, no pienso demasiado, porque cuando lo hago me quedo tiesa como Vainilla, montada en el otro, y no me muevo.

Y es que llegar a estar encima o enganchada no me parece tan díficil o imposible, lo chungo viene cuando asfixiada,enganchada como un koala al cuello del otro dices eso de “¿Y ahora qué?”

Y te derriban, claro.

Hay que aprender a sincronizarlo todo.

Por ahora aguantar la más de hora y media reventada para mi ya es una victoria.

Ah! y saber abrocharme el cinturón todo un logro (aunque se caiga cada dos por tres)

Ya vendrán otras.

Anuncios

Un comentario sobre “Actitud (BJJ)

  1. Me encanta lo que dices. Me pasó algo similar con el entreno para la Spartan race. Recuerdo varios días de nudo en la garganta y lágrimas a punto de salir, con la mente saboteándome diciendo para mis adentros: no vas a poder con esto.
    Pero si ignoras esa sensación, si aprietas los dientes y aguantas un poco más… coincido contigo: la sensación es maravillosa. Y la victoria más.

    Feliz por tus logros. Dales caña!!

    Le gusta a 1 persona

Dame intensidad!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s