Nevermore

 

Anuncios

Ellas

El aire pesa por el calor, han pasado mil años, y el castillo ya no existe, la nieve prácticamente ha desaparecido y solo quedan charcos en el suelo, se han borrado todas las pisadas. 

La niña mira la luna en el cielo oscuro y arrastra la manta raída dentro de la cueva, al fondo, hasta donde está Ella, junto al fuego, se acurruca entre las piernas de la dama, y la mira con ansia.

  • Cuéntame un cuento – le dice – Cuéntamelo otra vez.
  • ¿El qué?
  • Cuando recuperé mi corazón.

La Dama sonríe de lado y le aparta a la niña un mechón de pelo rojo que le cae por la cara.

  • ¿Fue el lobo? ¿fue a la montaña y lo trajo para nosotras? – le pregunta la niña en un susurro – ¿Fue un cuervo? ¿Quién fue?
  • No, no fue.
  • ¿Por qué?
  • Por que no puedes salvar a nadie más que a ti mismo.
  • Cuéntamelo –  insiste ella y le agarra del vestido roto con el puño cerrado. – ¡Por favor!
  • Está bien. Un día simplemente la Bruja se levantó, fue a por el y lo cogió.
  • ¿Y porqué no fue antes?
  • Por que no sabía que podía ir, porque no se lo había planteado ni siquiera, por que nadie se lo había dicho.
  • ¿Y me lo devolvió?
  • En cierto modo

La niña se lleva la mano al pecho y cierra los ojos.

  • Pues yo no lo oigo.
  • No lo necesitas

La niña repite el movimiento.

  • Ya no duele.
  • Ni dolerá nunca más

La niña se queda pensando en lo que le ha dicho para ver si lo ha entendido bien, la Dama la mira con paciencia, tiene todo el tiempo del mundo para ella.

  • ¿Y donde está?
  • En otro mundo
  • ¿Y vendrá a por mi? – se lo piensa mejor – ¿A por nosotras?
  • ¿Acaso lo dudas?

Y la niña se muerde los labios, sin pensar en ello siquiera, como un gesto automático de miles de años.

  • Cuando se acabe el mundo – dice orgullosa de saber la respuesta, la Dama se ríe y le acaricia el pelo, ella se tumba a dormir.
  • Si, pronto – responde la Dama a la luna – muy pronto.

¿Y si todo da igual a qué esperas?

482 (1)

Desde que piso el suelo dudo de su realidad, en realidad nos pasa a todos (aunque a unos más que a otros), en algún momento algo te chirría y suena extraño, miras más allá de la ventana y ese cielo, esa montaña parecen pintadas con acuarelas en un lienzo.

Hablas de algo y al momento aparece en una pantalla, piensas en alguien y te lo cruzas, ves dos gatos en Matrix en resumen, y algo chirría y grita dentro de tu cabeza.

Algo que ignoras, que silencias, subes el volumen de la música, sigues viendo ese capítulo o simplemente miras para otro lado.

Algunos clavamos los ojos en esa ranura de irrealidad aunque no queramos, vemos lo roto del mundo, el cartel de la playa en Dark city y las cámaras en el show de Truman, escuchamos la raedura de la torre.

Hay quien dice que somos un experimento alienigena o una simulación.

También dicen que el azúcar es necesario (tonterías todos sabemos que es Soma)

Lo que está claro es que el hecho de que nada sea real, es una ventaja, es empezar primero la partida, el “todo da igual” da miedo, claro, es un vistazo al abismo, es un parafrasear a Sartre y Hesse y gritar hasta la nausea, es desafiar a la religión y es no tener un destino.

Y eso acojona, joder que si acojona.

Y te da una libertad increíble.

También te puedes quedar en Matrix comiendo pollo, siempre puedes elegir.

 

Vienen a por nosotros

 

Vienen, los huelo.

Son ellos.

Se disfrazan de límites y “cuidan” de nosotros, siempre recordándonos que no debemos forzarnos demasiado, nos dicen que tenemos suerte.

– Un techo y un plato de comida! Agradecelo y conformate.

Nos envenenan usando palabras como “seguridad” y “normalidad” nos cuentan que “solo los genios llegan a eso” “es muy dificil” o ” de esfuerzo no merece la pena”

Nos visten de “no puedo” y nos maquillan con “es suerte”

Nos mienten, ¿me oyes?

Nos mienten.

Y yo no quiero más mentiras, puedes ser quien quieras, puedes conseguir lo que quieras, puedes llegar a donde tú quieras.

Sólo debes pagar el precio.

Si quieres o no, es otro tema, si a ti te parece que merece o no la pena, pero que nadie, absolutamente nadie te diga que no puedes hacerlo.

Por que vienen a por nosotros, para convencernos de ello.

Y cada vez son más.

Y nosotros somos menos.

Cassandra’s Curse

Resultado de imagen de chiara bautista

Tienes la maldición de Cassandra – dijo, y yo me reí un poco al darme cuenta de que era verdad, para llorar por ello muchas veces después.

Pues como ella, mil veces dije “Se está partiendo” y mil veces no se me creyó, en mil vidas distintas en mil mundos, y ni una sola vez se me creyó.

Y me rompí los dedos por intentar sujetarlo, las manos por intentar que no cayera y la voz por pedir ayuda, y no se me creyó, ni se me creerá nunca.

Y ahora me duele la cara, y no por ser guapa como dice esa estúpida canción, me duele la garganta como si hubiera gritado horas, semanas, meses.

Me duele la desesperación y el ansia, y las manos de apretar los puños, tengo el poder de ver como se caen los pedazos, y la maldición de que no se me crea.

Tengo los bolsillos llenos de cristales rotos y se me clavan hasta en los huesos, y la bruja llora, y la dama mira y la niña sólo quiere huir, tener un lugar donde esconderse hasta que todo pase, un sitio estrecho donde abrazarse las rodillas llenas de cicatrices y morderse los labios, y que le cuenten cuentos.

Cuentos de lobos, de brujas, cuentos de cuervos y de andar por el filo.

Desea una puerta, con un letrero encima “La loca” probablemente diría, (no algo más poético, todos sabemos que “La bruja” sería el mío), y al abrirla y cruzarla para sentarse en la arena fría como la de su isla, o donde sea, menos aquí.

Y oír el mar, y mirar la luna, su luna, en la que tampoco cree nadie nunca y como también la llamaron una vez.

Y la Dama, como siempre, toma el control no para gritarme ni humillarme como hace años hacía cuando se reía de mis cortes y mis aullidos, sino para calmarme y secarme las lágrimas, “Todo está bien” me jura, y me mira solemne con esos ojos que se te clavan como puñales de doble filo, que saben que pueden hundirte o salvarte, “Todo estará bien” repite.

Y el aire entra por fin en mis pulmones, y oigo mi respiración aunque sigo sin oír mi llanto, y una luz pequeñita brilla en mi hueco, “todo está bien” susurro y SE que hay más vidas, y SE que todo es temporal, y SE que está vez lo he hecho todo lo mejor posible.

Me juro que no volveré a intentarlo, NUNCA, ni a olvidar que yo no estoy hecha para este mundo.

Me seco las lágrimas con las manos sucias (y me da igual que lo estén), cierro los ojos  y me cuento un cuento, MI cuento, por enésima vez en mi vida, y probablemente no será la última.

 

 

 

Y si

Resultado de imagen de doll broken

¿Y si simplemente está roto?

Y si nunca va a arreglarse, y si simplemente no puede ser feliz.

Y si necesita la tristeza como la gasolina, como el aire, ¿y si ese es su estado natural?

Vivir en el pasado, acunando su nostalgia, intentando no olvidar recuerdos que se le escapan entre los dedos como la arena.

¿Y si cada vez que lucha contra ella, si se fuerza a sonreír y aceptar, si se fuerza a conformarse, simplemente… se… parte?

Y cuando se parte se le queman los circuitos, y todas esas piezas soldadas con tanto tiempo y esfuerzo, todas esas partes de su cuerpo que no son ÉL, se queman, se rompen, cortocircuitan su piel y sus venas.

Y duele.

Joder si duele.

Y de otra cosa no sabrá y será un ignorante, pero del dolor sabe que es un maestro.

Se sonríe de lado por dentro cuando escucha las quejas de todos los parias, “me duele, me duele…”

Y se clava los colmillos en los labios pintados, que se inundan de metal.

Caos es su apellido, como el de los muertos, porque aunque su piel no huela a podrido su corazón si lo está.

Dolor real, y hay tan poco dolor real en este mundo como amor verdadero, pero él conoce ambos, y por eso está condenado.

Mientras todos se mienten, mientras todos repiten una y otra vez el mismo juego, creyendo que pueden pasárselo, y no hay más pantallas.

Aunque nada es eterno, todo cambia y se transforma, aunque quizás y sólo quizás consiguiera crear algo que si lo sea… algo eterno que esté

Tan condenado como ÉL.

 

 

Come then, there are other worlds than these

il_794xN.1449940496_tgw3.jpg

 

Parece  una puta locura, pero… ¿Y si hacemos un reboot?

Pero no uno de palabra, no, de corazón, uno sincero y ciego, empecemos de cero.

Puede que funcione puede que no, pero si no lo hacemos nunca lo sabremos.

Si hay otros mundos y podemos ir a ellos, también podemos traerlos, y en alguno de ellos estoy segura de que tú y yo lo hemos hecho todo diferente.

 

¿Y porque no?